La Confederación Española de Organizaciones Empresariales, CEOE, ha sido el escenario elegido para la presentación en sociedad del libro ‘Pasión por la tierra, pasión por la empresa’, de Carlos Moro, presidente de Bodegas Familiares Matarromera. Una obra en la que el empresario detalla, a lo largo de más de 200 páginas, su trayectoria vital y profesional en torno a la tierra, el vino y la innovación. El presidente de la organización empresarial, Antonio Garamendi, ha ejercido de anfitrión del acto presentado por Roger Domingo, director de la Editorial Deusto. Carlos Moro ha contado también con el apoyo de Carlos Espinosa de los Monteros, ex alto comisionado de la Marca España, para la presentación de su último libro.

En su obra, Carlos Moro narra cómo hace treinta años, en 1988, se lanzó a una aventura incierta: recuperar la tradición familiar de cultivar viñedos y dedicarse a la elaboración del vino, y cuenta cuál han sido las claves y los secretos del éxito de una empresa profundamente arraigada en la tierra, pero también profundamente innovadora. Si tuviera que resumir su obra en dos palabras, éstas serían “pasión” y “excelencia”.

La publicación podría ser casi un libro de cabecera para aquellos jóvenes que quieran emprender. “Es una experiencia vivida. En una primera parte se valora la formación y la posición con la administración del Estado y, después, doy las claves para el emprendimiento y cómo se han aplicado dichas claves en el pequeño marco de mi empresa. Todas esas facetas son pilares hoy día para la empresa del futuro”, asegura el autor.

Como el propio Carlos indica en esta publicación, conocer el pasado es imprescindible para construir el presente, ya que la empresa que olvida sus orígenes y la historia difícilmente puede crear un presente con proyección de futuro. En 1995, Matarromera, su vino más emblemático, sería escogido el mejor del mundo. Ahora, décadas más tarde, posee una de las empresas bodegueras más prestigiosas e innovadoras de España, con multitud de reconocimientos nacionales e internacionales y presencia en seis denominaciones de origen.

Sobre el autor

Carlos Moro (Valladolid, 1953) es ingeniero agrónomo y, como sus antepasados, viticultor, enólogo y bodeguero. Tras una apasionante trayectoria profesional en la administración pública, en 1988 decide regresar a su tierra para recoger el legado familiar y fundar Bodega Matarromera, en Valbuena de Duero. Carlos Moro es, además, autor de numerosos libros relacionados con la gastronomía, el sector de la aeronáutica o la investigación como, por ejemplo, Los quesos de Castilla la vieja y León (Agrícola, 1982), Guía práctica de los quesos de España (Club G S.A. 1985), Los quesos de Valladolid (Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, 1992), El Sector Aeroespacial Español (Ministerio de Industria y Energía, 1993), Tecnología para competir. Desarrollos Tecnológicos que han impulsado a la empresa española (Aenor, 2011). Cuenta, también, con el libro ‘Carlos Moro, las raíces de un sueño’, escrito por el desaparecido periodista Enrique Beotas y el escritor Sergio Casquet, premiado en la 18º edición de los prestigiosos Premios Gourmand Awards.

Bodegas Familiares Matarromera

Bodegas Familiares Matarromera es una empresa dedicada a la viticultura, elaboración de vino y aceite, con 700 hectáreas de viñedos propios y presencia en seis de las Denominaciones de Origen más prestigiosas del país: Ribera del Duero (Bodegas Matarromera, Emina Ribera y Renacimiento), Rioja (Bodega Carlos Moro), Rueda (Bodega Emina Rueda), Cigales (Bodega Valdelosfrailes), Toro (Bodega Cyan) y Ribeiro. En sus bodegas se elaboran vinos de alta gama y prestigio internacional.

Además de vinos de alta calidad, Bodegas Familiares Matarromera también elabora vinos ecológicos, bajo el nombre de Granza, y vinos sin alcohol (Win), destilados y aceites de oliva virgen extra (Oliduero). La empresa también ha creado Vinesenti, una gama de productos elaborados a partir de extracto polifenólico de uva diseñada para potenciar y enriquecer recetas de cocina y Esdor, cosméticos de alta gama a base de uvas.

Las raíces de lo que hoy es Bodegas Familiares Matarromera se remontan a 1988 cuando Carlos Moro, tras su exitoso paso por otros sectores de actividad, regresó a su tierra y creó en el municipio de Valbuena de Duero la Bodega Matarromera con un éxito sin precedentes.

Carlos Moro proviene de una familia que siempre ha estado ligada al mundo del vino ya que sus antepasados cultivaban las viñas con esmero y dedicación, una pasión que desde muy joven comenzó a cultivar.

En año pasado fue reconocido como Premio Nacional de Innovación por su amplia trayectoria innovadora que le ha llevado, en menos de 30 años, a formar una organización con base en el mundo rural y con presencia en más de 70 países.